• Mariano Fernandez

Recubrimiento de rolo motriz

Actualizado: 24 de sep de 2020

Revestir los tambores de un transportador aumenta la fricción que existe con la banda de goma lo que reduce los deslizamientos entre ellos, ofrece una excelente protección del tambor contra el ambiente del transportador aumentando su vida útil y contribuye a la eliminación de líquidos y suciedad por las distintas ranuras que posee.

En éste artículo te contamos las distintas variedades que hay y cómo se realiza la colocación de los recubrimientos para optimizar el sistema de transporte.


Existen en el mercado un gran número de revestimientos de caucho para rolos que permiten optimizar el funcionamiento de todo el sistema transportador, siendo los más conocidos los recubrimientos lisos, tipo rough top, ranurado, diamante o doble chevronado y con placas cerámicas. Los espesores típicos son de 8, 10 y 12mm y la forma de presentación puede ser en una única placa (cortada en función de las dimensiones del tambor) o bien en tiras angostas que se colocan al ancho del tambor, siendo necesarias una X cantidad de tiras en función del diámetro del mismo.


La elección entre uno u otro depende de las condiciones de funcionamiento de cada sistema.



TIPOS DE RECUBRIMIENTO

Los recubrimientos lisos y tipo rough top se utilizan para aplicaciones ligeras en las que la polea no se encuentra expuesta a grandes cantidades de líquidos (propios del material transportado como ser agua, grasa, aceites, etc).

Recubrimiento liso de banda transportadora

revestimiento rough de la banda transportadora

En los casos en los que es necesaria una mayor evacuación de líquidos en aplicaciones livianas se pueden utilizar los revestimientos ranurados.


Para aplicaciones un poco más pesadas en las que la presencia de polvo y suciedad es mayor se debe emplear recubrimientos tipo diamante o doble chevronado ya que los anteriores no resultan suficientes.


Es necesario aumentar aún más la fricción entre la banda y la polea debido a que el mismo polvo se ubica entre la polea y la cinta provocando nuevamente deslizamientos.


El recubrimiento tipo diamante o doble chevronado mejora sustancialmente la eliminación de esta suciedad consiguiendo una mejor adherencia entre las superficies.

recubrimientos tipo diamante o doble chevronado de la banda transportadora

Por último, existen aplicaciones en las que el material transportado es excesivamente abrasivo provocando un desgaste en el recubrimiento acelerado. Esto se traduce en la necesidad de paradas de producción para realizar el cambio del recubrimiento por uno nuevo.


Para este tipo de transportadores se ha diseñado un recubrimiento de caucho de alta abrasión con inserto de placas cerámicas que mejoran sustancialmente su resistencia al desgaste. Existen numerosos modelos en función del área que ocupan dichas placas cerámicas.




712 vistas

Entradas Recientes

Ver todo